Estadísticas yucatecas

El ingreso en Yucatán

De vez en vez, la vida nos regala la oportunidad de tragar aire de una sola bocanada y entender las dimensiones de la realidad. Para muestra, un botón. Estos últimos días, entre la muerte de Fidel, la insólita demanda del sector patronal por un aumento en los salarios mínimos y las pifias del Secretario de Desarrollo Social en su afán de explicar con lujo de desatinos las cifras que dan cuenta de los pobres de México. Como película del legendario Luis Buñuel, nos hemos topado con un indicador fundamental para darle seguimiento a una de las dimensiones de la pobreza: el ingreso.

Con datos de la ENOE, se estima el ingreso de cada uno de los miembros del hogar que aportan y se calcula un promedio estatal. Pues resulta que en poco más de una década en Yucatán prácticamente la cifra no ha cambiado. En términos reales (quitando la inflación) el ingreso promedio se ha incrementado en ochenta y seis pesos pasando de $1,648 a $1,735 mensuales; el dato nos ubica con el más bajo promedio de los tres estados de la península y sólo cuarenta y cinco pesos mensuales por arriba del promedio nacional.

Es evidente que en este país y particularmente este estado nada, ni nadie se ponen de acuerdo. Cada quien toca y baila su propio vals y se deja arrullar por invisibles sirenas que además de etéreas mienten sin pudor.

El ingreso en Yucatán
El ingreso en Yucatán