Estadísticas yucatecas

La industrialización que no llega
La industrialización que no llega

El seguimiento del Indicador Mensual de la Actividad Industrial permite entender la dinámica del sector secundario para cada estado. En esta ocasión analizamos los ocurrido de 2006 hasta febrero de este año. De los tres estados peninsulares, Campeche es el que presenta un descenso sistemático (-46%) en el periodo analizado; el descenso de la actividad petrolera tiene efectos adversos en el sector. Por su parte, Quintana Roo después de la crisis de 2009 se logra recuperar hasta 2012, presentando una mayor estacionalidad como consecuencia de su dependencia al turismo. El estado de Yucatán tiene un comportamiento similar a la tendencia nacional: no se observa un despegue significativo de la inercia nacional; no obstante que hay un evidente esfuerzo mediático por resaltar una reindustrializacion; sólo que por el momento esta, aún no llega.

Ver más
Jefaturas femeninas, causa y efecto
Jefaturas femeninas, causa y efecto

En el contexto de las dificultades económicas actuales, hoy revisamos la estadística de las jefaturas de hogar que nos reporta el Módulo de Condiciones Económicas 2015 del INEGI. Un dato por demás relevante es el que resulta que un cuarto de los hogares yucatecos tiene como cabeza a una mujer. La carga que esta responsabilidad implica en mucho de los casos la realidad de la llamada triple jornada para las mujeres, ya que además de desempeñar el rol de madres también les corresponde el de proveedoras del hogar para la cual tienen que cubrir extenuantes jornadas laborales que no se acaban al llegar a la casa donde realizan tareas de índole doméstica. Este fenómeno no solo pone el acento en la desventajosa situación social femenina, sino que nos habla de una consecuencia inevitable: la desatención de los hijos como parte de un contexto poco favorecedor en alternativas.

Ver más
Sin timón, ni timonel: la percepción de los problemas de los meridanos
Sin timón, ni timonel: la percepción de los problemas de los meridanos

Con la finalidad de tomar la temperatura al ambiente social, del 23 al 30 de junio de este año, Decide Market Research levantó una encuesta domiciliaria cara a cara a ciudadanos de 18 años y más. Esta encuesta es representativa para la población de la ciudad de Mérida, con una muestra de 600 encuestas efectivas. Uno de los temas abordados fue el de la problemática percibida, específicamente cuál juzgan como el principal problema.

La parte económica es lo que más duele a los meridanos. Entre los tópicos mencionados se menciona el desempleo, los bajos ingresos, la pobreza y la desigualdad. Las clases medias son las que más resienten esta dificultad, donde 4 de cada 10 personas opina que la cuesta arriba económica es el principal problema.

Como barco a la deriva, sin timón ni timonel. Así percibimos la situación los que vivimos en esta bella ciudad, dado que el segundo aspecto considerado como principal problema es el propio gobierno, que es señalado por los actos de corrupción y las ausencias de apoyos en los diferentes aspectos de la vida económica y social. Quien debería ser encargado de llevarnos a buen puerto es percibido como el principal escollo. El 17% considera que un aspecto relacionado con el gobierno es el principal problema.

El tercer problema sentido tiene que ver con la inseguridad y delincuencia. No obstante nuestra presunción de vivir en uno de los estados seguros, este tema registra un 12% de incidencia; la deficiencia en los servicios públicos como la recoja de basura, alumbrado público y calles es la cuarta causa con un 9%.

Sin embargo hay un embrión de esperanza, en medio de este mal humor social, un 4% considera que son los propios ciudadanos que con una actitud pasiva contribuye a que esta situación prevalezca, esperanza porque suponemos que este 8% ha tomado conciencia que son los propios ciudadanos quienes son arquitectos de los cambios sociales y políticos.

Ver más
El juicio de la historia y la verdad objetiva: no hay peor ciego que el que no quiere ver
El juicio de la historia y la verdad objetiva: no hay peor ciego que el que no quiere ver

Si resulta que como gobernante pretendes que el juicio que la historia haga sobre ti y tu generación sea positivo, debes revisar métricas y entender las lógicas que operan mas allá del primer circulo del poder. Las modas virales y los trending topics son efímeros, como lo son también los índices de popularidad, sobre todo aquellos que descansan sobre el trato aterciopelado de medios de comunicación que a base de colorantes y suavizantes artificiales mantienen un color y olor agradable hacia afuera, pero que esconde lo putrefacto de dentro. Si los niveles de aceptación, las calificaciones aprobatorias y el desempeño de tu antecesor son el faro que guía tu actuar, pecas de soberbio, pierdes piso. Si en cambio ves más allá y corres el riesgo de pasar por lentes más objetivos, revisas brújulas más afinadas y evalúas sobre lo verdaderamente relevante como por ejemplo el progreso social y económico de tu comunidad entonces sí, probablemente el derecho a trascender te lo asegures por una simple ley de correspondencia.

Revisemos algunas cifras desde el punto de vista social y económico, en materia de pobreza; generamos una serie histórica que nos permite observar casi un cuarto de siglo de su evolución, los datos no los proporciona el CONEVAL. Seis gobernadores han desfilado en el periodo analizado, cinco tricolores y un blanquiazul. En los convulsionados años noventa, las cifras del porcentaje de población en pobreza alimentaria y de patrimonio rondaban sobre los 30% y 60% respectivamente. Ni la gestión de Dulce María Sauri (DMS), ni la de Federico Granja (FG) ni la de Víctor Cervera Pacheco (VCP) juntos lograron disminuir esa proporción; al contrario, se incrementó de tal suerte que el porcentaje de la población con condición de pobreza alimentaria creció en 10 años 5 puntos porcentuales. Para el periodo 2000 a 2005 se registró una disminución del orden de 17 puntos en pobreza alimentaria y 10 puntos en pobreza patrimonial. Este periodo coincide con el gobierno de Patricio Patrón Laviada (PPL). Si bien a partir de 2009 la forma de medir la pobreza en México cambió, la idea que subyace se mantiene: dar seguimiento a las cuestiones críticas que derivan de un bajo ingreso. De 2009 a 2014 no se refleja un cambio: los porcentajes prácticamente son los mismos incluso con tendencia a la alza en el gobierno de Ivone Ortega Pacheco (IOP) y en los dos años analizados del actual gobierno de Rolando Zapata Bello (RZB) hay una ligera disminución en el porcentaje de la población inferior de la línea de bienestar pero un incremento en la línea de bienestar mínimo.

En materia económica, examinamos el comportamiento del Producto Interno Bruto (PIB) en términos reales (descontando el efecto de la inflación) a precios de 2008. En 12 años el PIB registra un tendencia positiva pero con dinámicas diferentes en los distintos periodos. De 2003 a 2007 la tasa media de crecimiento anual fue de 3.9%, periodo que corresponde a la administración de PPL, de 2007 a 2012 la tasa media fue de 2.6% periodo que corresponde a la de IOP, y en los dos años que se dispone información de la administración de RZB el crecimiento medio es de apenas el 1.9% anual. Es decir, el mayor ritmo de crecimiento se registró en el sexenio de Patrón Laviada y el de menor crecimiento en la administración que corre.

A 4 años de un triunfo celebrado, los datos analizados sugieren que si la actual administración estatal desea pasar a la historia con un juicio favorable y objetivo debe buscar nutrir sus decisiones con información veraz y escuchar con humildad la voz de quienes a final de cuentas son los que decidirán el rumbo político del estado. Porque, como dice la canción, Dios perdona pero el tiempo a ninguno, o como ya se reconoció en encendido discurso, se está más cerca de la próxima elección que del triunfo de 2012.

Ver más
Sobre el alcohol y la insoportable levedad de legislar
Sobre el alcohol y la insoportable levedad de legislar

La Jornada Maya publicó el día 28 de junio la intención del gobierno del estado de enviar una iniciativa de ley, que entre otras cosas, relajaría los requisitos para abrir nuevos expendios de bebidas alcohólicas. De confirmarse la información es de esperarse que el número de licencias concedidas continúen su crecimiento exponencial como ha venido ocurriendo en los últimos 7 años, situación a la que el propio rotativo hizo referencia.

Un aspecto que deberán de considerar los legisladores al analizar la iniciativa es el de las consecuencias que trae el consumo indiscriminado del alcohol. No son pocas las secuelas que impactan al individuo consumidor de alcohol; de hecho su vivencia social y familiar se transforma. Su salud y economía merman considerablemente y la violencia doméstica y vecinal se recrudece al igual que el ausentismo laboral y los accidentes viales.

Según las estadísticas de mortalidad del INEGI después de las enfermedades del corazón, la diabetes y los tumores malignos se encuentran las enfermedades del hígado como la cuarta causa de mortalidad en el estado. En el caso de los hombres, es la segunda causa, se mueren más varones en Yucatán por enfermedad alcohólica del hígado que por cáncer de próstata o diabetes. Si consideramos que en las enfermedades del corazón, la diabetes y los accidentes de tráfico en vehículos de motor el consumo etílico contribuyen de manera significativa, podemos apuntar que el alcohol está presente en 4 de las 5 causas principales de mortalidad. En los últimos 8 años, más de 1500 personas han fallecido por enfermedad alcohólica del hígado, cifra que representan cerca de 4 personas a la semana, de los cuales el 93% fueron varones.

¿Estará en el paquete de estímulos para la instalación de la planta estos cambios a la ley? De ser cierto ¿realmente el beneficio de la llegada de esta importante inversión, es mayor que el costo? ¿No serán suficientes el número de establecimientos con licencia funcionando? Son preguntas elementales que se deben de hacer nuestros flamantes legisladores. Y que al parecer no se hacen porque el Escudo Yucatán y la ley Uber nos demuestran lo contrario. Si bien un par de cervezas bien frías no cae mal en este caluroso de Yucatán. Lo cierto es que hoy más que nunca, es necesario invertir en recomponer el tejido social y reorientar los valores sobre los cuales se ponderan cuestiones tan trascendentes como la seguridad y el bienestar.

Ver más